Nunca lle pidas a un neno que che preste atención


Para Chema Lázaro, ser mestre nunca foi a primeira opción. Biólogo mariño de vocación, un grupo de nenos cambiou a súa vida: “Descubríronme aos poucos a miña vocación, para o que estaba feito, onde podería desenvolverme profesionalmente”. Foi precisamente ese grupo de nenos co que Chema Lázaro conseguiu o Premio Nacional de Educación en 2013.
Actualmente, Lázaro é profesor do Máster de Neurodidáctica da Universidade Rei Juan Carlos e fundador de NIUCO, unha iniciativa que aposta polo cambio educativo baseado na aplicación da neurociencia na aprendizaxe: “É moi importante que os mestres non empecemos a opinar desde a experiencia e fagámolo desde a evidencia. Pasar dunha cultura da opinión a unha cultura dos feitos e as certezas do que funciona e do que non funciona dentro do aula”.
Para Lázaro, a educación é a única oportunidade para crecer como persoas e conseguir ser a mellor versión dos alumnos: “Os alumnos son cidadáns de hoxe. Temos que educarlles nas competencias como o pensamento crítico, a cooperación, a creatividade que son fundamentais para resolver os problemas de hoxe”, conclúe.


Para ver o vídeo, preme na imaxe:


Por que non debes obrigar ao teu fillo a compartir


Artigo publicado no diario ElPaís con data 13_V_2019
Autoría: Diana Oliver

No hay mañana ni tarde en la que en un parque infantil no nos encontremos con un adulto animando a un niño a compartir sus juguetes. Lo hacen apurados, quizás agobiados, por no saber ni cómo actuar ni qué decir, conscientes de que el drama acabará llegando antes o después. Y cuidado. Porque seguro que alguno se ha sentido en el arenero, entre palas, rastrillos y cubos, como un espectador más del Coliseo romano. Lo que muchos no sabemos es que no todos los niños están preparados al mismo tiempo para compartir. Tampoco somos conscientes de que, a veces, es nuestra propia intervención la que acaba acrecentando un conflicto que quizás no hubiera llegado a tal. O quién sabe. Puede que en realidad lo que ocurre es que nos queda tan lejana nuestra experiencia infantil en el parque que hemos transformado esos lugares en una maqueta a escala de nuestro mundo adulto.
“Hasta los cuatro o cinco años los niños pueden no estar preparados para compartir”, explica Verónica Pérez Ruano, psicóloga y fundadora del centro de psicología infantil Raíces. Y es que, para la experta, antes de esta edad los niños viven el mundo de una manera egocéntrica, en la que todo pasa desde su propia vivencia y perspectiva. “El sol sale porque ellos se levantan; si quieren algo, automáticamente es suyo. De hecho, la palabra 'mío' suele ser una de las preferidas y más repetidas”, cuenta. Y no hay una fórmula mágica para adelantar el desarrollo infantil: al igual que terminan caminando, hablando o pintando, también aprenderán a compartir. Según Julio Rodríguez, doctor en Medicina molecular, psicólogo y autor de Lo que dice la ciencia sobre crianza y educación, tenemos que tener en cuenta que los niños pequeños aún están en las primeras fases del neurodesarrollo, “lo que quiere indicar que su cerebro aún está en evolución y nociones como la empatía o las habilidades sociales no existen o son extremadamente rudimentarias”. Y, además, para el niño es beneficioso ser "egoísta", porque en un entorno natural, de eso dependería su supervivencia. “Pensemos en los pollitos en el nido demandando todos comida; es cruel, pero ahí ninguno 'piensa' en compartir, porque les va la vida en ello”, propone. Y añade que cuando empiezan a aumentar las interacciones sociales con sus iguales, lo acaban haciendo naturalmente.
La presión de intervenir
Es imposible no sentir la presión de esos ojos que te miran y se preguntan por qué no estás actuando. Esa abuela que te mira y se pregunta cómo es posible que no te hayas lanzado al arenero a obligar a tu hija a que le preste la pala a su nieto, que llora desconsolado por el tesoro. O ese otro espectador que al rato se pregunta por qué no haces algo por tu hija cuando reclama el codiciado cubo del de enfrente. La vida de parque es frenética. “Los adultos solemos llevar el conflicto infantil al plano de los adultos y lo convertimos en un problema mayor del que es. Habitualmente cuando un niño no quiere compartir y sabemos que por edad no está preparado para ello, pero aun así hay otras familias mirando, sentimos la presión de intervenir”, dice la psicóloga infantil.
 Por qué no debes obligar a tu hijo a compartir
Ante situaciones como las anteriores, Pérez Ruano recomienda que nos preguntemos qué haríamos si no nos importase lo que fueran a pensar los demás de nosotros como madre o padre. Algo aplicable al resto de asuntos relacionados con la difícil tarea de la crianza de los hijos. “Si dos niños de menos de cuatro años quieren el mismo juguete y solo hay uno, no podemos pretender llegar a acuerdos de tiempo, por ejemplo, un ratito cada uno, o acuerdos de justicia, como por ejemplo 'es que tu ya tienes este otro', porque no lo van a comprender”, advierte. Normalmente estas explicaciones son, para la psicóloga, para que los adultos que están acompañando el juego infantil se sientan bien pero cree que si nuestro hijo no quiere compartir y sabemos que por edad no está preparado, pero se masca la tragedia, la mejor alternativa es distraer a los niños antes de que estalle el conflicto: “Desviar su atención a otro punto, introducir otro juguete o cantar una canción suele funcionar mucho mejor que explicar a dos niños de tres años la importancia de compartir”.
¿Y cuándo es a nuestro hijo al que no le dejan algo que pide? Responde Verónica Pérez que, cuando nuestro hijo comparte sus juguetes en el parque pero a él el resto de niños no se los dejan, normalmente, como adultos sentimos malestar, ya que “vemos un desequilibrio de poder” y pensamos que se pueden estar aprovechando de él. Sin embargo, insiste en que los niños ni siquiera tienen esta vivencia: “Están jugando con otras cosas, asumen que no les dejen los juguetes o simplemente prefieren evitar el conflicto. Aquí entra nuestra contradicción como adultos, que no estamos acostumbrados a compartir. Nosotros no dejamos el coche a un desconocido, ni nuestro móvil, ni algo que estamos comiendo, pero sí pedimos que lo hagan los niños con alguien que acaban de conocer. Aun así, queremos que lo hagan pero no demasiado y mandamos continuamente mensajes contradictorios. Tenemos que tener claro qué le estamos pidiendo al niño y si no le estamos mandando mensajes contradictorios que sean difíciles de integrar”.
El papel del adulto
El aprendizaje de compartir llega de la mano del propio desarrollo infantil. Según Verónica Pérez, el juego infantil pasa por diferentes fases, y es entre los cuatro y seis años cuando aparece el juego cooperativo o colaborativo, “en el que el interés de los niños ya no pasa por jugar solos, como ocurría anteriormente, o incluso por estar cerca de otros niños pero realmente sin cooperar; ahora disfrutan de la compañía de los otros niños, de las reglas en el juego y de tener que coordinarse y ponerse de acuerdo para que todos estén bien”. Por esto, la psicóloga infantil cree que este es el momento en el que se pueden comenzar a trabajar habilidades como la empatía, el compartir y la cooperación frente a la competición.
¿Podemos hacer algo para favorecer ese aprendizaje? “La mejor manera de enseñar un nuevo aprendizaje es mediante la imitación. Si en nuestra casa compartir es un valor que practicamos de manera activa, es más probable que ellos lo reproduzcan”, responde Pérez Ruano. Y de nuevo aplicable a otras muchas parcelas de la crianza y la educación de los hijos. Porque si nosotros les insistimos una y otra vez en que deben compartir pero nunca actuamos así, se produce una disonancia cognitiva entre lo que decimos y lo que hacemos. “Si en casa a la hora de cenar papá tiene su sitio en el que no nos podemos sentar; mamá tiene su champú, que no se puede utilizar; los juguetes de su hermano mayor no se tocan, etcétera, es muy difícil sostener que luego en el parque o en el cole hay que dejar los juguetes a los amigos porque hay que compartir. Si nosotros no compartimos nuestras cosas más preciadas tampoco podemos exigírselo a los niños”, aclara la experta. Incide de nuevo en que para favorecer cualquier aprendizaje en los niños, “antes tenemos que analizar de qué manera concreta lo llevamos a cabo nosotros y si estamos mandando mensajes contradictorios entre lo que se debe hacer pero realmente lo que hacemos como padres”.
Para Julio Rodríguez, nuestro papel en la educación debe de ser el de guía, pero no el de dictador. “Debemos convertirnos en un experto al que puedan acudir para explicar las razones del comportamiento, de las normas, de las decisiones. Y luego estar ahí para resolver dudas y apoyar en todo lo que sea necesario. Esto cuesta trabajo pero ayuda a nuestros hijos a construir su personalidad a través de una alta autoestima y una profunda seguridad”, dice. Según Rodríguez, el niño tiene que "entender" que compartir es beneficioso, y tiene que "entender" cuándo hacerlo y en qué medida. “La clave está en eso, en entenderlo, luego él decidirá por sí mismo cuándo y cómo hacerlo, y ahí es dónde está la libertad. Si obligamos a hacer algo por autoridad o miedo al castigo, hará las cosas como un autómata, sin nunca comprender nada, y así, de adulto, será fácilmente manipulable, sin capacidad de decisión, sin pensamiento crítico y racional; y esto lo acabará convirtiendo en presa fácil del sistema, en una marioneta más”, señala.
En cuanto a nuestra intervención ante un conflicto, Verónica Pérez cree que siempre es recomendable dejar que los niños intenten resolverlo por sí mismos, de manera autónoma, ya que desde nuestra perspectiva adulta siempre es más difícil interpretar toda la situación. Solo somos necesarios si ha escalado la violencia y van a agredirse o dañarse: “En ese caso podemos ayudarles a gestionar su conflicto, pero siempre recordando que es algo entre ellos, nosotros no tenemos que dar la respuesta correcta, sino facilitar que entre los propios niños lleguen a acuerdos”. Para ello, la psicóloga opina que lo más recomendable es no sacar nuestras propias conclusiones, sino facilitar un espacio en el que ellos se puedan expresar, escuchen al otro, saquen su propio aprendizaje y puedan llegar a un acuerdo. “Tenemos que dejar a un lado nuestra visión adulta, ya que los acuerdos a los que pueden llegar a nosotros nos pueden parecer injustos, pero si a los niños les funcionan y sirven para continuar con su juego, no podemos primar nuestra visión adulta, exterior y desconectada de su vivencia infantil”, concluye.

Curso de Intelixencia Emocional para nenos e adolescentes

A Intelixencia Emocional é a capacidade para percibir as emocións tanto nun mesmo como nos demais, de comprender por que se produciron e ser capaz de regulalas. As persoas emocionalmente intelixentes extraen o mellor de si mesmas: alcanzan o seu máximo potencial, gozan de maior benestar físico e psicolóxico, e multiplican as súas posibilidades de alcanzar os seus obxectivos.

BBVA, en colaboración con Santillana e o diario El País, poñen a nosa disposición este fantástico curso para nenos e adolescentes, cunha versión no que os pais e as nais podemos facer os exercicios propostos cos nosos fillos.

Neste curso gratuíto atoparedes todas as ferramentas necesarias: vídeos de máxima calidade para seguir o método, guías con información teórica e práctica, e tamén material descargable.

Silvia Álava Sordo e Ruth Castillo Gualda, doutoras en Psicoloxía, son as encargadas de dirixir o curso. Xuntas diseñárono co obxectivo de ofrecer as ferramentas necesarias para entrenar, paso a paso, as habilidades da intelixencia emocional.

Para entrar neste curso, preme na imaxe:


Preparamos aos nosos fillos para os aplausos, non para as equivocacións.


“Non quero dar unha imaxe de nai perfecta aos meus fillos; non quero que eles me vexan como unha muller inquebrantable. Por que? Porque cando pasen os anos e eles saian aí fóra, ao mundo real, e teñan a súa primeira caída, o seu primeiro fracaso, non quero que se veñan abaixo pensando: “Que decepción. A miña nai aquí nunca se caeu, porque a miña nai era perfecta””. Lucía Galán Bertrand é pediatra, escritora, nai e conferenciante, máis coñecida como “Lucía A miña Pediatra”, Premio Bitácoras ao mellor blog de Saúde e Innovación Científica 2015 e Premio Mellor Divulgadora de España pola Organización Médica Colegial 2018. publicou, entre outros libros, os títulos “O mellor das nosas vidas”, “Es unha nai marabillosa”, “A viaxe da túa vida” e “Contos de Lucía miña Pediatra”. Recentemente foi nomeada membro do Comité Asesor de UNICEF e converteu a pediatría en materia de debate con base científica a través das redes sociais. O seu labor divulgadora non se limita a informar sobre mitos da saúde, virus e febre, antibióticos e vacinas, senón tamén educación emocional. Desde rabexas e frustracións a educar na empatía e a cooperación: "Non hai terceiro mundo, nin primeiro mundo. Todos pertencemos a este mundo e é a nosa responsabilidade deixalo un pouco mellor do que o atopamos", conclúe.


Para ver o vídeo, preme na imaxe:


Si te enfocas en lo que pasaste, no podrás ver lo que te espera” 


Chef Gusteau (Ratatouille)

Agnosia en nenos


                Agnosia en niños
Republicado con autorización de: https://www.educapeques.com


En algunas ocasiones las lesiones cerebrales provocan déficits a nivel cognitivo que afectan a una modalidad sensorial concreta, como el tacto y la vista, cuando estos problemas se deben a la falta de reconocimiento de estímulos dan origen a lo que se conoce como agnosia.
La agnosia puede definirse como una incapacidad para procesar determinadas clases de estímulos sensoriales; dependiendo de los sistemas cognitivos que se encuentren afectados pueden aparecer déficits en distintas funciones, como por ejemplo en el reconocimiento de la información visual. En este artículo te hablaremos con mayor profundidad acerca de que es la Agnosia, sus causas, tipos y tratamiento.

¿Qué es Agnosia?

La Agnosia es la incapacidad de procesar la información sensorial, junto a una incapacidad para reconocer objetos, sonidos, personas, olores o tamaños mientras que el sentido en sí no falla y tampoco existe una pérdida de memoria. Esta incapacidad suele asociarse con enfermedades neurológicas o daños cerebrales, con mayor daño en la frontera occipitotemporal que forma parte de la corriente ventral.
Los niños que padecen de agnosia se vuelven incapaces de reconocer ciertos estímulos aunque ya los hayan aprendido, además, el trastorno puede provocar la imposibilidad de aprender otros estímulos. Es importante resaltar que este trastorno no se debe a un problema en los sentidos, como la perdida de la vista, ya que el niño continúa viendo sin problemas, pero no reconoce ni comprende lo que observa.

Causas de Agnosia

La agnosia generalmente es causada por accidentes cerebrovasculares o algunos trastornos neurológicos, aunque tambien puede ser inducida por traumatismos, por una lesión en la cabeza generada por una infección cerebral o  una lesión hereditaria. Ademas, algunas agnosias pueden ser el resultado de distintos trastornos del desarrollo.
El daño que causa la agnosia ocurre con frecuencia en los lóbulos occipital o parietal del cerebro, aunque tambien puede ocurrir en el lóbulo temporal; áreas que guardan memoria de los usos y de la importancia de los objetos familiares, de lugares y sonidos, y que integran la memoria con la percepción y la identificación.

  
Tipos de Agnosia

En la agnosia la percepción de estímulos no se encuentra alterada en sí misma, sino que el problema se localiza en un estadio superior del proceso perceptivo, es decir, que se asocia al recuerdo de claves específicas que permiten relacionar la información que se percibe con la que se tiene almacenada en la memoria.
Lo más frecuente es que las agnosias aparezcan en una sola modalidad sensorial, por esta razón, es indispensable distinguir los distintos tipos de agnosias en función de si afectan fundamentalmente a la percepción de la información visual, a la de los sonidos, al tacto, a la percepción de nuestro propio cuerpo o a los esquemas motores.

Agnosia auditiva
Se denomina agnosia auditiva a la incapacidad para el reconocimiento de estímulos que se reciben vía auditiva, sin que exista un defecto sensorial asociado. En la agnosia auditiva se deben dar los síntomas y/o signos descritos para todas las agnosias, este tipo de agnosia puede ser específica para ruidos, para las palabras y para la música.
La agnosia auditiva es la incapacidad para reconocer sonidos (verbales o no) con conservación de la audición, en la agnosia para los sonidos se producen los siguientes signos y/o síntomas:
  • Los niños no distinguen el lenguaje de un sonido musical o de ruidos de la naturaleza.
  • Puede producirse un déficit asociativo que se caracteriza por la incapacidad para emparejar sonidos idénticos aunque el niño no los reconozca.


Agnosia táctil
Se denomina agnosia táctil a la incapacidad para reconocer objetos por el tacto, existen dos subtipos de agnosia táctil conocidos como Asterognosia y Agnosia táctil pura:
  • En la Asterognosia se produce un déficit en el reconocimiento de objetos con alteraciones simultaneas de las funciones somestesicas elementales (temperatura, tacto, sensibilidad al dolor, discriminación espacial, sensibilidad para la vibración, discriminación de texturas, entre otros). Este subtipo de agnosia táctil no suele ser muy incapacitante siempre que la visión se conserve y no exista algún tipo de agnosia visual.
  • En la Agnosia táctil pura las funciones somatosensoriales básicas como la percepción del frio, el calor, el dolor, la presión y la sensibilidad están preservadas, este subtipo aparece con poca frecuencia y suele estar asociado a trastornos menores en las sensibilidades elementales.


Agnosia verbal
La agnosia verbal o sordera verbal pura se produce debido a la interrupción de las fibras de ambas proyecciones auditivas ascendentes al área auditiva del lóbulo temporal izquierdo. En este tipo de agnosia pueden aparecer los siguientes signos y/o síntomas:
  • El niño o adulto no comprende el lenguaje sin que exista ninguna evidencia de afasia.
  • La escritura al dictado y la repetición también están alteradas.
  • El lenguaje escrito y oral es prácticamente normal y esta es la diferencia principal con la Afasia de Wernicke y con la Afasia Transcortical
  • Los sonidos suelen reconocerlos bien en el caso de que sea un tipo de agnosia pura.
  • Algunos niños tienden a reconocer mejor las palabras si se les habla despacio, si se utilizan palabras de alta frecuencia y si se les habla de frente y exagerando los movimientos labiales.
  • En ciertos casos los niños están en la capacidad de identificar el contenido afectivo del lenguaje, aunque no sean capaces de comprender el significado de las palabras.


Agnosia olfativa
Se conoce como agnosia olfativa a la incapacidad para percibir los aromas u olores de manera temporal o definitiva, se le llama tambien Anosmia. Cuando el periodo de tiempo de permanencia de la incapacidad es corto puede deberse a un simple resfriado pero existen otros trastornos o traumatismos que pueden provocar su aparición de forma definitiva o más prolongada.
Pueden diferenciarse dos subtipos de Anosmia, una de ellas es la congénita, causada por factores genéticos que pueden ser diagnosticados después de que los niños tienen 10 años porque este está en la capacidad de comentar sus síntomas; y el otro tipo es la traumática ocasionada por un accidente que afecta los nervios o células que llevan la información a las neuronas del cerebro.

Agnosia corporal 
Se conoce tambien como agnosia somática y se define como la incapacidad para reconocer o localizar las partes del cuerpo. Existen dos tipos de agnosia corporal, la Hemiasomatognosia, la Autotopoagnosia y la Agnosia digital:
  • La Hemiasomatognosia se define como la incapacidad para detectar, orientarse o responder a estímulos que se presentan contra lateralmente a una lesión cerebral con ausencia de trastornos sensitivo-sensoriales o motrices elementales, esto quiere decir que consiste en la falta de reconocimiento del propio hemicuerpo (la mitad del cuerpo).
  • La Autotopoagnosia se caracteriza por la incapacidad para localizar algunas partes del cuerpo e incapacidad para señalar en su propio cuerpo y en el de las demás personas la parte del cuerpo que se les solicita, sin embargo, si son capaces de identificar las partes de los objetos como sillas, bicicletas, casas, entre otros.
  • La Agnosia digital se define como la incapacidad para nombrar los dedos o identificarlos, los niños con esta agnosia suelen tener problemas para denominar los dedos, mostrarlos en orden verbal e identificar los dedos en tareas no verbales como señalar en un dibujo los dedos que otra persona les toca.


Tratamiento para Agnosia

Actualmente no se conoce una cura directa para los distintos tipos de Agnosia, los niños que las padecen pueden mejorar si la información se les presenta en modalidades distintas a la dañada, sin embargo, si existen diferentes terapias que pueden ayudar a revertir los efectos de estas incapacidades, en algunos casos la terapia del habla puede ser de ayuda.

En el caso de los niños de edad avanzada que se resistan a reconocer que padecen de algún tipo de déficit perceptivo o de reconocimiento, existen algunos métodos que pueden usarse para ayudarlos a reconocer el deterioro que están presentando y una de las formas de hacerlo es presentándoles un estímulo a la modalidad deteriorada. Una vez que el niño logra reconocer su déficit de percepción o reconocimiento es que puede iniciarse algún tipo de tratamiento, entre los que se encuentran:

  • Estrategias compensatorias con modalidades alternativas.
  • Estrategias verbales.
  • Estrategias organizativas.
  • Señales alternativas.


O castigo non é educativo


É efectivo o castigo para os nosos fillos?, é posible educar aos nenos con amabilidade e firmeza, ao mesmo tempo?, que habilidades teñen que aprender os nosos fillos para desenvolverse ben? Estas, son só algunhas das cuestións que Marisa Moya aborda nesta conversación. Mestra, psicóloga e directora de escola infantil, Moya é a máxima referencia en Disciplina positiva en España. Nos seus obradoiros para familias e docentes, ensina a pais e nais a relacionarse de xeito afectiva cos nenos e aprender habilidades que necesitan para crecer e desenvolverse. Para Marisa Moya, a clave da educación no século XXI consiste en crear ximnasios emocionais en cada fogar e en cada escola. Segundo a mestra, o propósito a longo prazo de todos os pais é axudar aos seus fillos no desenvolvemento da autoestima e as destrezas que necesitan para ser seres humanos felices e capaces de contribuír ao benestar da súa familia e da sociedade, xa que é só a través da confianza e a experiencia como un aprende a humanizarse: “Os nenos necesitan experimentar para converterse en persoas. O castigo non é unha estratexia educativa, é unha inseguridade adulta”, conclúe a educadora.

Para ver o vídeo, preme na imaxe:



Como actuar nunha separación con fillos


Autoría: Sara Tarrés
Republicado con autorización de: https://www.mamapsicologainfantil.com

5 consejos de cómo actuar en una separación con hijos

El niño frente la separación y divorcio de los padres.

Cuando los padres se divorcian muchas veces fallan en cómo reconducir la tristeza y la situación emocional de los pequeños de la familia, los niños sufren, a menudo en silencio. En el apartado divorcio con hijos, os indicamos 5 maneras de proporcionar a los niños lo que necesitan en este periodo crítico.
Los padres pueden tener un impacto positivo y fortalecedor para sus hijos si están sintonizados con sus interacciones durante el proceso de divorcio. Aquí tenéis cinco pasos básicos que ayudarán a los niños superar con éxito esta situación de cambio.

1. Escucha, ama y comunica.
Anticípate y piensa que el divorcio va a tener un efecto significativo en tus hijos, y compromete a que aprendan a comunicar lo que sienten y necesitan. Cada niño vive el proceso de una manera distinta. Ocúpate de examinar las respuestas de tu hijo, sin fijarte en detalles irrelevantes. Los padres tienen la comprensible pero a la vez desafortunada tendencia de compartir sus pensamientos sobre el divorcio y utilizar a los niños como tableros de resonancia. Debes estar sintonizado con las necesidades del niño – no solo de las tuyas –respondiendo con amor.

2. Contesta sus preguntas.
La mayoría de los niños quieren razonablemente saber que significa el divorcio. Quieren cerciorarse que estarán seguros, protegidos y amados. Estate preparado en facilitar detalles que calmaran su ansiedad.

3. Obsérvate: mantente al tanto de tus sentimientos, pensamientos y palabras.
Tendrás sentimientos específicos sobre tu divorcio y tu ex pareja que no son apropiados de compartir con tus hijos. Cuando se activan estos sentimientos, es importante recordar en la mala posición que se encuentran los niños cuando suceden estas interacciones incendiarias, debemos pensar que ellos están en medio de las dos personas que lo crearon. A fin de prevenir esto, debes de reprimir hacer cualquier comentario negativo acerca del otro cónyuge.
Debes de interiorizar tu tristeza y angustia para después priorizar las necesidades de los niños, respondiendo a sus sentimientos y preocupaciones. Conviene conservar tu rol como padre / madre.

4. Encuentra un buen asesoramiento. 
En este escenario de separación con hijos, un asesoramiento eficaz en las cuestiones emocionales puede ser una bendición tanto para tus hijos como para ti y así poder clasificar los pensamientos y las emociones.
Encontrar al psicólogo ideal, es un desafío. Ambos necesitáis un cuidador en el que poder confiar y relacionaros abiertamente.
Tus hijos necesitan un cuidado de calidad, y en esta situación tú tienes un rol importante en proveer un buen guía para tus hijos.
Sin embargo, tanto tú como tus hijos necesitáis de vuestro espacio. Si estas necesidades están bajo control, aparecerán menos heridas.

5. Debes ser la brújula de tus hijos.
Los niños siempre necesitan una brújula (valores y dirección) y tu apoyo. Los padres necesitan entregar calor y cuidado. El divorcio con hijos, es devastador para los niños cuando se sienten solos, reemplazados o suplantados. Ellos te necesitan más que nunca, debes de estar con ellos para proporcionarles una dirección sólida.
Sobre todo lo demás, haz un esfuerzo por observar los sentimientos y confusiones de los niños. Tu presencia e interés les ratificará que sigues allí con ellos, a pesar de los cambios en la estructura familiar.
La peor ansiedad para los niños es cuando se encuentran que han sido arrojados al mundo en solitario. En tus palabras y a través de tu conducta debes asegurarles que esto no pasará. Tú conoces el temperamento de tus hijos mejor que nadie.

Debes de tener tiempo regularmente para hablar de sus preocupaciones, miedos, sueños y deseos. Cuando tú encuentras tiempo para hablar con los niños durante el divorcio asegurarás su bienestar en este etapa y en lo sucesivo.

Dificultades auditivas


Autoría: Sara Tarrés
Republicado con autorización de: https://www.mamapsicologainfantil.com

Por lo general, dentro de una familia, los padres y los abuelos están siempre atentos a las primeras palabras que dicen los niños y a su progreso en el habla, de igual manera, se mantienen alerta en cuanto a la salud auditiva de los pequeños, vigilando  los diferentes síntomas que indican que el niño pueda presentar algún problema de audición.
Hoy en día, en caso de deficiencia auditiva descubierta desde una temprana edad, el uso de audífonos es aconsejable, siendo ClaSo uno de los sitios donde dirigirse para buscar solución a este problema.

Entre los signos de que un bebé presenta algún tipo de dificultad auditiva se encuentran:

  • No se sobresalta ni se despierta por ruidos fuertes, como voces, pitos, ladridos, bocinas, sirenas.
  • No gira la cabeza ni mueve los ojos para buscar la fuente de un sonido.
  • No reconoce la voz de la madre, entre otras voces.
  • No le llaman la atención los sonajeros, campanas o juguetes musicales.
  • No atiende ni presta atención al llamarlo por su nombre, ni cuando hay algún sonido fuera de su visión periférica.
  • No muestra interés en la música.

Al reconocer algunos de estos síntomas en el niño, es necesario conseguir atención médica de inmediato.
Por lo general, cuando un niño presenta algún tipo de deficiencia auditiva, también se puede observar algún tipo de retraso en el habla, ya que estas áreas están estrechamente relacionadas en el cerebro.
En alguna ocasión, se ha escuchado que una madre o un padre preocupados se preguntan ¿porque a mi hijo le cuesta hablar?, ignorando que tal vez está padeciendo algún tipo de problema con la audición. En este caso es más que conveniente la visita a un médico especialista, pues solo él puede ayudar a conocer y solucionar el problema.

Algunos tipos de pérdida de la audición no pueden evitarse, como es el caso de las congénitas, sin embargo, una pérdida de audición adquirida puede prevenirse siguiendo algunos consejos:

  • Prestando atención a los signos y síntomas de que el bebé pueda presentar alguna deficiencia auditiva.
  • Tratando de mantener a los niños alejados de sonidos muy fuertes.
  • Vigilando las otitis bajo supervisión médica.
  • Asegurándose de que el niño proteja con un casco su cabeza al usar patines, patinete o bicicleta, para evitar traumatismos en el cráneo.
  • Adolescencia y riesgos auditivos

En la actualidad un gran número de jóvenes corren el riesgo de presentar pérdida de la audición en mayor o menor grado, debido a una serie de prácticas auditivas que son perjudiciales, como son el uso y abuso de dispositivos de audio personales, así como la exposición a altos niveles de ruido en sitios nocturnos, como discotecas, bares, clubes, que pueden llegar a producir graves pérdidas auditivas en adolescentes.
Así como es recomendable una evaluación médica desde temprana edad y durante la niñez, al llegar la adolescencia también es importante realizar evaluaciones de este sentido, debido que durante dicha etapa es cuando están más expuestos a los ruidos fuertes (música a alto volumen).

Estudo o que me gusta ou o que pode darme un traballo?


No seu pobo non había escola e na súa casa non había libros. Os pais de Nuccio Ordine nin sequera chegaron ao instituto, pero el logrou converterse nun referente mundial sobre literatura clásica. É un dos maiores expertos no Renacemento e en teoría do xénero literario. “Amo a literatura porque tiven mestres que me fixeron amala. Cambiar a vida dun estudante é a misión máis importante dun educador”, asegura.
Profesor de Literatura Italiana na Universidade de Calabria, humanista, filósofo e escritor, alcanzou fama internacional polos seus estudos sobre Giordano Bruno. Ordine, reivindica a construción dunha sociedade mellor a través de valores humanistas. Sostén que “disciplinas como a música, a literatura, a arte, hoxe en día considéranse inútiles porque non producen ganancias, e son o coñecemento que máis necesitamos, porque poden facer á humanidade máis humana”. É o que el chama “a utilidade do inútil” e que dá título a un dos seus libros traducido a máis de vinte idiomas e que obtivo a consideración de Mellor Libro Humanista do ano 2017.
Nuccio Ordine reflexiona sobre as grandes transformacións da escola, da investigación científica e da sociedade. Considera que o ensino e a educación “constitúen unha forma de resistencia ás leis do mercado, á mercantilización das nosas vidas e ao temible pensamento único”. Este sabio italiano invítanos a facer unha viaxe aos problemas do presente a través da literatura clásica.

Para ver o vídeo, preme na imaxe:





Nova charla da Escola de Pais

O vindeiro mércores 13 de marzo, de 15 a 16,30 horas, terá lugar unha nova charla da nosa Escola de Pais. Achegarase ao noso centro Maite Pérez Casas (psicóloga, especialista en Prevención de Condutas Adictivas e Traballo con Familias) para falar da comunicación familiar como ferramenta educativa. Esta charla está destinada a pais e nais con fillos/as en 5º e 6º e na ESO, e está enmarcada dentro do Programa  de Prevención  no ámbito familiar “ Máis que un teito” impulsado polo Concello de Vigo.

Agradecemos a vosa asistencia