A fórmula Stop para manexar as rabietas

 Míriam Tirado

Coa maternidad recentemente estreada e a premisa simple de que pais e nais queren o mellor para os seus fillos, Míriam Tirado comezou a escribir un blog sobre maternidade, paternidade e crianza. Desde isto pasou unha década. Hoxe, a bitácora conta con máis de mil entradas e ela converteuse nun referente da crianza consciente e respectuosa en España.

Licenciada en Xornalismo pola Universidade Autónoma de Barcelona e tras case tres lustros como redactora de informativos radiofónicos, Míriam Tirado decidiu cambiar de rumbo. Formouse como “Conscious Parenting Coach” coa psicóloga Shefali Tsabary, e apostou pola divulgación educativa, cuestionando o modelo tradicional de crianza. “Hai outra forma de criar aos fillos desde a conexión, a consciencia e o respecto”, asegura Tirado. A tamén escritora, é autora de contos infantís de xestión das emocións como os supervendas “Tengo un volcán” ou “El hilo invisible”. Ademais, escribiu varios libros dirixidos a pais e nais – “Rabietas” ou “Maternidad a flor de piel” - e acaba de publicar a súa primeira obra de ficción para adultos: “Removidas”

Desde o humor e o sentido común, Míriam Tirado fala de asertividade, emocións, comunicación ou límites. No seu traballo, pon o foco na consciencia dos proxenitores e non no comportamento dos fillos. “Educar de xeito consciente é un acto revolucionario”, asegura. Para o cambio de paradigma, Tirado ofrece pautas e consellos de gran utilidade, pero advirte: “criar de xeito respectuosa require de esforzo e grandes doses de paciencia”.

Estes vídeos pertencen á colección da Fundación BBVA en colaboración co xornal ElPaís.

Para velos, simplemente preme na imaxe:



A charla completa:





Charla Normas e Límites

Esta tarde, a do xoves 25 de febreiro de 2021, tivo lugar a charla prevista impartida por Marta Lloves sobre "normas e límites". Foi un éxito de asistencia a pesar de que as circunstancias impediron que a charla fose presencial. Algo bo que teñen as novas tecnoloxías, entre outras cousas, é que permiten que celebremos un foro coma este dende a comodidade dos nosos fogares. A charla foi sumamente interesante e puidemos aprender un montón de cousas.

Agardamos que en breve poidamos ofrecer outra charla da Escola de Pais que sexa, como mínimo, tan amena.















"Normas e Límites": nova charla da Escola de Pais

O vindeiro xoves día 25 de febreiro, de 17:00 a 18:30 horas, terá lugar unha nova charla telemática do noso centro. O tema é "Normas e Límites", e será impartida por Marta Lloves.

 A esta charla están convidados todos os pais e nais de alumnos/as de Infantil e Primaria.

"Aos nenos hai que poñerlles límites. A nosa sociedade ten normas para facilitar a integración social e aos nenos hai que explicarlles as consecuencias dos actos. O que pasa é que moitas veces poñemos os castigos cando estamos enfadados, a modo de vinganza. Hai que facerlles ver que eu non me enfado. Os límites son fundamentais, pero establecelos de xeito tranquilo e sabendo que o neno vaina a montar logo, que non vai ir a agradecerche que lle poñas limites."

                                                                                                                                                     Carlos Pajuelo (psicólogo)




Damos demasiada importancia ás notas?

Licenciada en Psicología e Ciencias da educación, Sonia Díez é fundadora de varios centros educativos e autora do libro "Educacción". A súa obra é unha chamada urxente para mellorar a educación. Díez pide un cambio para mellorar o sistema educativo unindo a familias, mestres e institucións para traballar xuntos e lograr unha educación que responda ás esixencias e aos importantes cambios sociais que están vivindo as novas xeracións de estudantes: "O mundo está pedindo a gritos que exista un cambio de paradigma educativo, empecemos a vivir na incerteza asumindo que en algo nos equivocaremos, pero que merece a pena intentalo".

Damos demasiada importancia ás notas dos nosos fillos? Sonia Díez reclama unha avaliación que vaia moito máis alá dunha simple cualificación: "Cando dicimos quen somos non mostramos un "currículum mortis" que di todo o que fixemos, senón que presentamos un "currículum vitae" que di cal é o noso potencial, que somos capaces de facer".

Premendo na seguinte imaxe atoparedes un vídeo de BBVA en colaboración con ElPaís.




Ter altas capacidades non significa sacar boas notas.

Nenos que foron bebés diferentes, cunha mirada e vocabulario precoz, capaces de investigar sobre astros e dinosauros ao mesmo tempo que razoan como adultos, abúrrense en clase, distráense porque a súa mente voa con cada estímulo, sofren porque senten de forma extrema e buscan pasar desapercibidos e mimetizarse na sociedade para non ser sinalados. Estas e outras peculiaridades comparten os nenos e mozos con altas capacidades, talentos simples, complexos, superdotados e prodixios. Pero que sabemos sobre este colectivo minoritario nas escolas?

"Máis aló do estereotipo que a xente cre, que ter altas capacidades é ter un C.I. determinado, un cociente intelectual determinado e ademais sacar moi boas notas, que se confunde co rendemento académico, ter altas capacidades significa toda unha estrutura psíquica, emocional, un xeito diferente de procesar a realidade, un xeito diferente de sentir e de pensar", explica a psicóloga Olga Carmona.

Experta en Neuropsicología da Educación e Atención Psicoeducativa de Nenos con Altas Capacidades e directora do Centro de Psicología CEIBE de Madrid, Carmona dedicou máis de 20 anos á investigación e detección precoz de altas capacidades en mozas e adultos, así como ao seu estímulo e desenvolvemento en proxectos como o 'Oveto Virtus' do Instituto Oviedo de México ou o Centro Internacional de Apoio ao Talento e á Alta Capacidade 'Intalent' en Latinoamérica. Coautora dos libros "O xenio que levas dentro" e próximamente "Manual práctico para nais, pais e fillos con altas capacidades", esta experta sinala os puntos onde podería mellorar o sistema educativo e a sociedade en xeral para desenvolver o potencial destes mozos, sen caer nos mitos ou estereotipos sobre a súa forma de aprender, pensar ou sentir.

"Cando facemos unha detección de altas capacidades, o primeiro que explicamos aos pais é que non se trata dunha mala noticia; non é un diagnóstico psicopatológico. Non deben ter medo ás etiquetas. Só trátase de profundar no perfil do neno para saber que necesita, para satisfacer a súa demanda, tanto a nivel académico, como a nivel afectivo", conclúe a psicóloga.


Premendo na seguinte imaxe atoparedes un vídeo de BBVA en colaboración con ElPaís.



Abrazar aos nosos fillos non é malcrialos

Licenciado en Psicología Clínica e da Saúde pola Universidade Complutense de Madrid e Doutor en Educación, Rafa Guerreiro dedicou gran parte da súa carreira profesional á investigación, o exercicio clínico e a docencia na Facultade de Educación na Universidade Complutense de Madrid e do Centro Universitario Cardeal Cisneros.

Conferenciante en congresos nacionais e internacionais e formador de profesores e pais en numerosos colexios e centros educativos, Guerreiro acaba de publicar os libros 'Como estimular o cerebro do neno' e 'Educar no vínculo', que se suman ao seu anterior título, "Educación emocional e apego".

Que aspectos emocionais e intelectuais debemos atender na formación do cerebro dun neno? O psicólogo defende o desenvolvemento dun apego seguro desde a infancia. "Si queremos que o día de mañá os nosos fillos teñan a capacidade de regularse emocionalmente, tomar decisións, que sexan empáticos, capaces de planificarse, concentrarse, facerse cargo da xestión dos seus impulsos... Require de tres pasos: que os pais saiban autorregular as súas propias emocións, que poidan regular as emocións dos seus fillos e finalmente ensinen estratexias para que os nenos aprendan a regularse sos e péchese o círculo", explica o experto.

Premendo na seguinte imaxe atoparedes un vídeo de BBVA en colaboración con ElPaís.



Activa o control parental de Youtube

¿Qué es el control parental de YouTube?

El control parental que posee YouTube es realmente útil, ya que muchos de sus usuarios son menores de edad, y estos pueden acceder a todos los vídeos que las personas suban a la red. Pero, a pesar de que YouTube es una herramienta realmente valiosa, tanto para trabajar, como para pasar simplemente el rato, también posee algunos riesgos, ya que los vídeos que existen en la herramienta son, en algunos casos, no apropiados para los menores, y muchos padres desconocen la existencia de los mismos.

Por estos motivos, la existencia de este filtro para vídeos es realmente útil para los padres que quieran bloquear cierto contenido a sus hijos, consiguiendo, de este modo, que sus hijos se encuentren protegidos en todo momento, y que se puedan entretener con total seguridad, viendo sus vídeos favoritos.

¿Porque YouTube necesita este Control Parental?

Este servicio, el cual es totalmente gratuito, lo ofrece el propio YouTube, ya que, a pesar de que YouTube controla bastante bien el uso de que se le puede dar a la publicación de vídeos, también existen multitud de vídeos, los cuales, no puede bloquear o simplemente no quiere hacerlo. A pesar, de que como hemos dicho YouTube controla bastante bien la publicación de vídeos, muchos padres, a los cuales desde SecureKids apoyamos, activan el control parental que esta herramienta ofrece.

Aunque, YouTube posee una serie de consejos, los cuales es bueno tener en cuenta para los padres que sus hijos accedan habitualmente a su plataforma de vídeo, casi nadie los ha leído nunca, ya que, la verdad es que se encuentran bastante escondidos, no porque YouTube no quiera que los leamos, sino porque nadie baja hasta el pie de página y ponerse a buscar esta información.

Consejos de YouTube para los padres.

YouTube da algunos consejos sobre cómo utilizar su servicio para los más pequeños. A continuación, puedes verlos:

  • Para poder utilizar YouTube es necesario que esa persona tenga al menos 13 años de edad.
  • Crea listas de reproducción sobre fragmentos de las series que más le gusten a tus hijos, de este modo, sabrás que ven tus hijos.
  • Crea una lista de reproducción que contenga fragmentos de tus programas favoritos de cuando eras niño, para que tus hijos adolescentes conozcan tu infancia televisiva.
  • Convierte el uso de YouTube en un juego: intentad adivinar qué tipos de vídeos son populares en un lugar determinado y, a continuación, utilizad la búsqueda avanzada para ver únicamente vídeos de esa ubicación. Comprobarás que es una excelente forma de mantener una conversación con tus hijos adolescentes sobre prejuicios, gustos, semejanzas y diferencias culturales.

Además de estos consejos, YouTube también te proporciona las herramientas necesarias, para que en caso de que necesites informar de algo, puedas hacerlo. Como, por ejemplo los siguientes casos:

Contenido inadecuado: En caso de que veas algún tipo de contenido no adecuado para los menores, puedes marcar este vídeo como tal, y así, poder informar a la empresa de la existencia de este tipo de contenido. Para hacerlo, debes de:

En la propia página del vídeo, justo debajo de este, aparece un botón de más.

Si pulsas sobre el botón aparece una pestaña con la opción “Denunciar”.

Esto es totalmente anónimo, por lo que nadie sabrá que has sido tú quien lo ha marcado como inadecuado. Además, en esta web, puedes ver como denunciar un vídeo.

Cyberacoso: En nuestra web, damos consejo sobre como actuar ante este tipo de actitudes que, por desgracia, se dan cada vez más en el mundo actual (En este apartado puedes conseguir algunos consejos sobre como actuar ante este tipo de casos, como el Cyberbullying o el Grooming). Otros consejos sobre el acoso en YouTube, son:

Bloquear al usuario que está acosando al menor.

En caso de que el acoso sea continuo, podéis informar sobre este tipo de prácticas a la propia empresa, y así poder evitar que se repita con tu hijo u otra persona en el futuro. A través de este enlace podéis hacerlo.

Y como cualquier otro tipo de acoso, informa de ello a las autoridades pertinentes, para poder solucionarlo lo antes posible.

Moderación de los comentarios: Puedes moderar los comentario de tus vídeos o los de tus hijos. Consiguiendo de este modo, protegerlos ante comentarios inapropiados o spam. 

Visita el canal de tus hijos: Este es muy buen consejo para los padres, ya que, de esta forma puedes saber cuales son los vídeos que le gustan a tus hijos, y que contenido crea. Este es una forma muy simple y efectiva para conocer mejor a tus hijos durante una etapa un poco mala para ellos.

Configura la privacidad y la seguridad de la cuenta: De este modo, puedes configurar la cuenta de tus hijos, consiguiendo que estén en seguros durante la utilización de YouTube. Aquí puedes saberlo todo sobre como configurarlo.


¿Como activar el Control Parental de Youtube?


Después de todo lo que te he dicho, ya tendrás ganas de saber de una vez como activar el control parental que YouTube ofrece a sus usuarios para proteger a sus hijos de contenido inadecuado, pues bien ¡Vamos al lío!

Activar este modo es realmente fácil de hacer, ya que solo tienes que pulsar sobre un botón, pero, según en qué dispositivo lo hagas el botón se encuentra en una zona u otra, además, ten cuidado con la cuenta en la que lo activas, ya que si tienes activa tu propia cuenta, será esta en la que se active, asegúrate de que lo haces en la cuenta de tu hijo/a, de este modo, la protección podrá ser más eficiente para quienes deben de ser protegidos, tus hijos.

A continuación, te explicamos cómo activarlo en diversos dispositivos:

Ordenador:

En los dispositivos como los ordenadores, el botón de “Modo restringido” se encuentra al final de la página. Lo que debes de hacer es dirigirte al final de la web de YouTube.com, (espera, porque cargan más vídeos) y una vez al final de verdad, hay cinco botones, el tercero es el de “Modo restringido”. Al pulsar sobre él te aparecerán dos opciones, “Sí” y “No” (esta última aparece marcada por defecto). Para activar el control parental de YouTube debes de pulsar sobre “Si” y poner la contraseña de la cuenta de tu hijo/a (ya que te pedirá que inicies sesión para hacerse efectivo el cambio), y pulsar sobre “Guardar”.

Web para móviles:

Para los dispositivos móviles que abran YouTube desde la web, lo que debes de hacer para activarlo, es pulsar sobre el botón de “más” en la web de YouTube, el cual se encuentra en la parte superior derecha de la pantalla, y pulsar sobre “Configuración”. Esta acción te mandará a una sección donde aparecen diferentes opciones, con las cuales podrás configurar YouTube según las necesidades de tus hijos. Y finalmente, pulsar sobre la opción “Modo Restringido”, el cual aparece con un “No” junto a él, cambiándolo a un “Sí”, apareciendo un mensaje confirmando la operación.

Dispositivos Android:

Si utilizas algún dispositivo móvil android, lo recomendable es que poseas la aplicación de YouTube para móviles, ya que, en este tipo de dispositivos, las aplicaciones funciona bastante mejor que la web.

En este caso, la operación es parecida, aunque no igual que la anterior, lo que debes de hacer es, una vez abierta la aplicación de YouTube en el dispositivo, pulsa sobre el botón de “más” que hay en la parte superior derecha de la pantalla, y vete a “Ajustes”. A continuación, pulsa sobre “General”, El cual te llevara a un submenú, donde puedes activar el control parental desplazando el botón junto a él hacia la derecha, o simplemente pulsando. El botón se pondrá en verde, lo cual significa que está activo.

iOS:

En este caso es realmente parecido al caso de Android, ya que lo que tienes que hacer es pulsar sobre el botón de “más” y a continuación sobre “Configuración”, donde aparecerán varias opciones disponibles, entre las que destaca “Filtro de modo restringido” pudiendo activarlo desde ahí mismo.

control parental youtube

¡Listo! Ya puedes activar el control parental de YouTube, el cual puede ayudarte mucho a conseguir proteger a tus hijos, ya que existen multitud de vídeos, los cuales pueden llegar a ser ofensivos para muchas personas o simplemente inapropiados para los más pequeños.

Que fago para que asuma os seus erros e non bote a culpa aos demais?

Autoría: Elena Roger Gamir (Pedagoga)

 Republicado con autorización de: https://www.solohijos.com

 

Es habitual encontrar a niños que no son capaces de definir el problema que tienen. De hecho, creen tener un problema cuando en realidad tienen otro diferente.

Por ejemplo, recuerdo a una alumna que se quejaba porque su madre le levantaba cada mañana con gritos y prisas. Ella no entendía por qué. Se sentía tratada injustamente (¿qué había hecho ello para que su madre nada más levantarla ya estuviera enfadada con ella?), sentía rencor hacia ella y celos hacia su hermano al que levantaba con una sonrisa.

Y aparentemente, si este era el problema, tenía razón. Existía un trato diferencial y eso indigna a cualquiera. Pero en la realidad, el problema era otro. Mediando con ella, haciéndole preguntas y repasando hechos pasados, mi alumna valoró su parte de responsabilidad en el comportamiento de su madre.

Cuando un error se repite hasta la saciedad

Se percató de que a menudo se acostaba muy tarde y dormía poco. Además, se acostaba pendiente del wassup y no dormía ya como antes de tener el móvil. Tampoco se organizaba la mochila del día siguiente, algo que tenía que hacer cuando su madre la despertaba y ella, cansada por dormir poco y con mala calidad, no era capaz de levantarse. Ni a la primera, ni a la segunda ni a la tercera.

Evidentemente, no tenía apenas tiempo de hacer todo lo que hay que hacer antes de empezar el colegio. Desayunaba poco y mal, y su madre se volvía a enfadar. Retrasaba a toda la familia.

Resultado: su madre ya la despertaba enfadada porque vaticinaba el desastre que día a día se repetía a la hora de ir al colegio. Todo eran prisas, castigos y recriminaciones.

Con su hermano era distinto el trato pues él sabía planificarse y evitar el caos temporal y espacial que sufría ella cada despertar, por lo que la comunicación y el trato con su madre eran diferentes.

¿Cómo va una persona a solucionar un problema si no sabe identificarlo? ¿Si traslada la responsabilidad de sus actos a terceras personas? ¿Si no es capaz de encontrar el errores y subsanarlos?

La respuesta está en el desarrollo cognitivo.

Nuestro comportamiento está determinado por nuestro pensamiento y éste se rige por diferentes operaciones mentales, de mayor o menor complejidad: análisis, síntesis, clasificación, identificación, razonamiento transitivo, representación mental…

Estas operaciones mentales, en mayor o menor medida, son observables.

Pero evidentemente, no todos las utilizamos de la misma forma. Ante un mismo estimulo o situación, actuamos de diferente manera dependiendo de nuestras características personales, de nuestros talentos, emociones y sobre todo, nuestras capacidades cognitivas.

Estas funciones cognitivas, que ya no son observables sino de características psicológicas, son los prerrequisitos del pensamiento, de las operaciones mentales. La eficacia de las operaciones mentales depende en mucha medida de la presencia y funcionamiento de estas funciones cognitivas.

En pocas palabras: nuestro comportamiento depende del buen funcionamiento de nuestras funciones cognitivas.

Volviendo al caso de mi alumna, posiblemente ese problema crónico, que no conseguía resolver por más que lo intentaba, vendría determinado por algunas funciones cognitivas deficientes:

  • No tenía bien definida la capacidad de percibir el problema de forma clara y precisa.
  • Imprecisión e inexactitud al recopilar la información.
  • Dificultad para distinguir los datos relevantes de los irrelevantes.
  • Estrechez del campo mental.
  • Percepción episódica de la realidad
  • Dificultad para trazar hipótesis.
  • Dificultad en la conducta sumativa.

El arte de hacer preguntas

¿Cómo ayudar a identificar el problema y por lo tanto a buscar la solución? ¿Cómo ayudar a desarrollar las funciones cognitivas deficitarias?

Una de las maneras que existen para desarrollar no solo las funciones cognitivas, sino para mediar con el objetivo de fomentar el criterio de nuestros hijos y su autoestima es aprendiendo a hacer las preguntas precisas. Esto es mediar con nuestros hijos. 

  • ¿Cuál crees que es el problema?
  • ¿Por qué crees que tu madre te despierta cada día enfadada?
  • ¿Por qué está enfada contigo y no con tu hermano?
  • ¿Está tu madre tan enfadada cuando es sábado o domingo?
  • ¿Cómo reaccionas tú cuando te grita?
  • ¿Qué sientes? Y ella, ¿cómo crees que se siente cuando se levanta de la cama y se dirige a tu cuarto para despertarte? ¿Qué crees que piensa en ese momento?
  • ¿Qué motivos te da ella cuando te explica su enfado?
  • ¿Crees que puede estar enfadada por algo que hubieras hecho o dicho previamente? ¿Y el día anterior?
  • ¿Crees que puedes hacer algo para que tu madre te despierte de la misma manera que despierta a tu hermano?
  • ¿Se enfadaría igual si te levantaras a la primera?
  • Si no haces nada para cambiar esta situación, ¿crees que se arreglará el problema?
  • ¿Cómo te sentirías si pudieras cambiar tu manera de despertarte? ¿Cómo te gustaría hacerlo?
  • ¿Por qué crees que no tienes fuerzas para levantarte por la mañana? Propón soluciones para no acostarte tan tarde.
  • ¿Qué crees que ocurriría si te acostaras apagando el móvil? ¿Cómo afectaría eso a tu relación con los demás? ¿Arreglaría en algo la situación con tu madre?, etc…

Haciendo preguntas talmúdicas, esta niña es capaz de definir con precisión el problema, descubrir el patrón de actuación que está causándole dicho problema y entender la postura de su madre y la relación con su comportamiento. En ese momento está preparada para buscar la mejor estrategia y entonces tomar una buena decisión. ¡Está adquiriendo una inteligencia flexible!

Esto es desarrollo cognitivo basado en la mediación. Y en la emoción y significado. Hay mediadores natos, que ni siquiera saben que lo son. Y otros que necesitan formación y entrenamiento. Si este es tu caso, busca los recursos a tu alcance para aprender a mediar (libros, talleres…) porque no hay método más eficaz, eficiente y respetuoso de intervenir en la educación de nuestros hijos.

educar con mascarillas

Autoría: Carlos Pajuelo

Republicado con autorización del autor.

Vivir siempre ha sido una aventura peligrosa porque vivir es una enfermedad incurable. Quizás esto es lo que le da a la vida ese toque mágico, esa ilusión de que todo pueda cambiar en algún momento o de que todo permanezca inalterable para siempre. En una vida caben muchas vidas y  todas ellas se viven en escenarios muy diferentes: vidas con aventuras, con dramas, comedias, tragicomedias, a veces un película de terror, ciencia ficción, guerras, romances… en fin, nuestra vida es un compendio de películas.

Todo lo que ocurre en nuestra vida es una oportunidad para poder educar

Un virus se presentó en nuestras ciudades, en nuestras calles, en nuestras casas. Un virus vino a trastocar nuestras vidas, pero es que las vidas se trastocan cotidianamente, con virus o sin virus, con crisis económicas o sin crisis. Todo lo que ocurre en nuestra vida es una oportunidad para poder educar, porque todo educa, los aciertos y las equivocaciones.

Así que no dejes que el Covid te paralice y sigue educando, recuérdales a tus hijos y no olvides tú:

1.- Se vive en presente con lo que tenemos en este momento, hay que adaptarse a los cambios y ahora toca mascarilla, hidrogel alcohólico, distanciamiento social. La inteligencia es capacidad de adaptación a un entorno cambiante, por eso ahora se distinguen bien a los bobos.

2.- Asistir al colegio (que por cierto, hay que destacar que están haciendo estupendamente la tarea de evitar contagios, con todos los miedos que había), aprender, hacer las tareas, estudiar, es la rutina de tus hijos, la rutina de tu casa. Así que no te relajes, la escuela presenta a nuestros hijos la posibilidad de practicar la constancia, el esfuerzo, el aguante, la posibilidad de sentir su valor, sus potencialidades y también sus límites.

3.- El profesorado tiene las mismas virtudes y defectos que tenemos los padres y madres. Estamos viviendo en unos días en los que hay más tensión, así que resalta sus virtudes y controla tus defectos. Eso es manita de santo.

4.- Nadie sabe qué pasará mañana. Nadie. Así que hasta mañana no lo sabremos, no educamos para el mañana, educamos para el hoy. Otra cosa es que nuestros hijos pongan en práctica nuestras enseñanzas hoy. Pero el día en el que las utilicen, será un hoy, su hoy. Ese día sabrás porqué valió la pena tantos desvelos.

5.- El miedo se contagia fácilmente, paraliza y mal educa. No se trata de asustar, se trata de hablar claro, de marcar los límites y de dar ejemplo.

Hoy toca mascarilla, es lo que hay. A vivir enmascarados. A educar enmascarados.


Catro consellos e dez preguntar para ensinar ao teu fillo a distinguir entre necesidade e capricho.

Autoría: Elena Roger Gamir (Pedagoga)

 Republicado con autorización de: https://www.solohijos.com

 

“Lo quiero” o “lo necesito” son las palabras preferidas de nuestros hijos. A los cuatro años y a los diecisiete. Tienen un talento especial para convertir la compra de unos pantalones de marca en una urgente necesidad o la tableta de chocolate en un asunto de vida o muerte. Creemos que son caprichosos cuando en realidad no les hemos enseñado a distinguir entre lo necesario y lo prescindible.

¿Por qué es tan importante enseñarles desde pequeños a distinguir entre necesidad y capricho?

Enseñar a nuestros hijos a distinguir lo verdaderamente necesario de lo accesorio no es solo un tema educativo. Ni siquiera solo un tema ético o de valores. También es un tema cognitivo, intensamente entrelazado con la capacidad de regular el propio comportamiento o la planificación y logro de objetivos.

Deben tener la capacidad de diferenciar entre datos relevantes y no relevantes, interiorizar su propio comportamiento, uso de razonamiento lógico, pensamiento hipotético, categorización, comunicación descentralizada, conducta controlada…una gran cantidad de habilidades cognitivas que les ayudan a posponer la gratificación inmediata y poder tomar una decisión basada en la reflexión y no en la reactividad y las apetencias.

Es importante porque aprenden a:

  • Prescindir (tarde o temprano tendrán que prescindir de cosas, incluso personas, mascotas, hábitos…)
  • Regular su comportamiento
  • Planificar para lograr objetivos
  • Distinguir características relevantes de las que no lo son
  • Aplazar recompensas
  • Manejar la frustración
  • Valorar lo que tienen
  • Entender la relación entre trabajar/ganar dinero y gastarlo (ya sea de sus padres o de ellos mismos)
  • Priorizar necesidades

 

Ante un capricho, ¡pregunta!

Una vez que tu hijo entiende la diferencia entre capricho y necesidad, puedes mediar con él haciendo preguntas clave que le ayuden a reflexionar sobre la característica de esa necesidad.

Adapta las preguntas a la edad madurativa de tu hijo y elige el momento porque en mitad de una rabieta o desafío será difícil que las escuche.


  • ¿Crees que esto lo necesitas o es un capricho?
  • ¿Por qué lo crees?
  • ¿Por qué lo quieres?
  • ¿Qué ocurriría si no pudieras tenerlo?
  • ¿Cómo afectaría esto a tu vida?
  • ¿Afectaría a más personas?
  • ¿Qué es lo peor que podría ocurrir si no lo consiguieras? ¿Eso es tan importante?
  • ¿Cómo te sentirías?
  • Si no pudieras tenerlo ahora, ¿crees que lo seguirías queriendo dentro de tres meses?
  • Entonces, dentro de tres meses, ¿sería necesidad o capricho?

 

¿Cómo enseñarles a diferenciar entre el capricho y la necesidad?

Cada vez que tus hijos quieran algo que consideres que es un capricho, diles que lo escriban en una lista de “Cosas que quiero y no puedo tener ahora”: Esto puede esperar un poquito más; escríbelo en tu lista y cuando tengas dinero ahorrado, cuando sea tu cumpleaños, Navidad…volveremos a leerlo y compraremos el que más ilusión te haga. Lo más seguro es que con el paso del tiempo esa necesidad disminuya y llegado el momento ya no lo quieran. Es entonces el mejor momento para hablar con ellos sobre la diferencia entre necesidad y capricho.


Explícale, adaptado a su edad, la diferencia entre capricho y necesidad. La comida es una necesidad porque no podemos vivir sin ella sin embargo ese juego de ordenador puede hacerte mucha ilusión pero no es necesario para vivir. Haz dos listas con tu hijo de las cosas que él considera necesidad y capricho. Hazle preguntas para que el mismo reflexione y, con el criterio anterior, las recoloque en la lista adecuada: ¿En qué lista colocamos tres sudaderas? ¿Y el pastelito de la mañana? ¿Qué opinas de tener un hogar? ¿Y el cariño de los abuelos? ¿Están al mismo nivel?

Dale ejemplo. Explícale que hacer la lista de la compra, no solo te ayuda a que no se te olvide nada sino sobre todo como guía para no comprar cosas prescindibles. Mejor si haces la lista de la compra con tu hijo: Mañana es tu cumpleaños y haremos un pastel. ¿Crees que los huevos son un capricho o una necesidad? Solo tenemos dinero para una cosa más, ¿qué crees que es más necesario, la harina o unas aceitunas?… Le enseñas planificación, autocontrol y prioridades.

En cuanto tengan la edad y la responsabilidad de manejar el dinero, ayúdales a que se lo ganen con algún trabajo extra. Con su dinero es más fácil enseñarles esta diferencia.

Proporciónale tres pequeñas cajas para repartir su dinero: COMPARTIR, AHORRAR y GASTAR. De manera muy visual, comenzará a distinguir entre la necesidad y el capricho, estableciendo prioridades: mayor carga económica en la caja de ahorro y diferentes porcentajes para el resto de las cajas, teniendo en cuenta también las necesidades de los demás.

Por que non debes apurar ao teu fillo?

 

Autoría: Elena Roger Gamir (Pedagoga)

 Republicado con autorización de: https://www.solohijos.com

 

¿Te imaginas una vida sin prisas? Seguramente, tú serias diferente a cómo eres hoy…

«Date prisa que se acaba», «Corre, que vuelan», «¿Vas a ser el último en enterarte?»…Prisas explícitas en la calle, en nuestro móvil, en el ordenador, en la televisión, en el periódico, con nuestros amigos… Vale que fuera tengamos prisas y ansiedad pero no vale en casa. Este territorio es lo único que nos permite conectar con nosotros mismos. En casa, prohibido tener prisas.

Prisas: un asunto importante para convertir en lema familiar

Haz una reunión familiar y propón a tu familia adoptar este lema para el resto del año:

“En esta casa no nos gustan las prisas y funcionamos mejor sin ellas. Nos organizamos para hacer las cosas a su tiempo y con calidad. Nosotros no decimos “DATE PRISA”; en su lugar, nosotros decimos «ORGANÍZATE MEJOR».

Acércate a ellos sin prisas

Busca los medios para ello. Levantarse antes, organizar mejor el horario escolar y extraescolar, dormir más, repartir tareas y delegar para equilibrar la carga de trabajo de todos, establecer prioridades… Tus prisas y tu estrés no tienen por qué vivirlos también tus hijos.

Les producen bloqueo, sensación de incompetencia e inseguridad. Y es entonces cuando incoherentemente nos enfadamos con ellos porque se bloquean, son lentos y dubitativos. Es como una serpiente que se muerde la cola porque nosotros provocamos aquello que luego queremos corregir.

Prisas y patrones de pensamiento

Desarrollamos en en ellos unos patrones de pensamiento epidérmicos, que no se basan en la reflexión, en los detalles, en la analítica. Son patrones de improvisación, que tienen poco de deductivo o inductivo;  de creativo o divergente. Son patrones que buscan excusas y culpables; no responsabilidad y soluciones.

La improvisación, la flexibilidad o actuar por instinto no tienen que ver nada con las prisas. Nuestros hijos pueden estar capacitados para actuar ante los imprevistos sin necesidad de aprender «en modo prisas».

 De hecho, para llegar a la flexibilidad cognitiva hay que «amueblar» bien la cabeza de nuestros hijos, ayudarles a planificar y prever consecuencias. Hay que darles tiempo para pensar y responder. Hay que darles tiempo para seguir su ritmo, quizás más lento que el tuyo.

¡Bienvenido al mundo de los adultos, hijo!

Tu hijo es un niño. No le enseñes los malos hábitos de los adultos. Lo bueno de la educación es que adquieran una higiene mental que le den los recursos necesarios para adentrarse con éxito en el mundo hiperexigente de los adultos, con prisas y estrés a todas horas.

No debería haber prisas para ir al colegio, para comer la merienda o ir al parque. Tampoco para volver del parque o para ir a la ducha. No debería haber prisas para ir cenar ni para acabar el cuento de la noche. Ni para ir a dormir.

Si hay prisa es que las normas no están bien asumidas, o no hay normas, o están mal definidas. O no sabemos comunicarlas con claridad. O falla la organización. O sobran actividades. O queremos que hagan más de lo que pueden. O no hay prioridades. O no tenemos claro la importancia de la lentitud y la calma en la vida de nuestros hijos, incluida la adolescencia.

También se entrena para las prisas

Cuando haya prisas, involucra a tu hijo en la búsqueda de soluciones:

  • Mírame a los ojos y escucha con atención, por favor. Te voy a decir algo que quizás no te guste. Hoy solo hay tiempo de ir al parque, no podremos jugar en casa. ¿O prefieres hacerlo al revés?
  • Hoy tenemos poco tiempo. Si quieres que te cuente el cuento es necesario que luego te bañes rápido. ¿Lo has entendido? Repite lo que he dicho para saber que lo has entendido bien, por favor.
  • Hoy vamos atrasados porque hemos ido al médico. No podremos ir al parque pero te puedo contar un cuento o jugar un ratito más en la bañera. ¿Qué eliges? Es importante que lo pienses antes de contestar porque es lo que vamos a hacer.
  • Cada día llegamos tarde al colegio porque no estás listo; a partir de hoy ya no te voy a esperar. Hablemos y busquemos una solución conjunta, ¿Cuando quedamos para hablar?
  • El martes que viene tengo una semana muy complicada. Organizaros de tal manera para que no tenga que esperaros ni un minuto a la salida del colegio, por favor. Estáis avisados y confío en vosotros.

En realidad, las prisas te pueden servir para detectar faltas de organización y para desarrollar criterio en tus hijos.

Nuestros hijos no pueden llevar el ritmo de un adulto. No pueden llevar tu ritmo. Es su momento de preparación, de formación y aprendizaje. No olvidemos esto para minimizar el efecto negativo de las prisas que, si bien es difícil eliminarlas, sí es posible controlarlas para que sean estimulantes y no bloqueadoras.

Que precisan os teus fillos para aprender?

Autoría: Carlos Pajuelo

Republicado con autorización del autor.


¿Qué necesitan tus hijos para aprender?

Tu hijo, desde que nace, tiene necesidad de aprender, ganas de aprender y satisfacción por lo aprendido. El aprendizaje de nuestros hijos tiene un marcado carácter social, aprendemos mientras nos comunicamos, mientras nos relacionamos con otras personas, mientras experimentamos con objetos físicos y así, comunicándonos con todo aquello que nos rodea, aprendemos, que es parecido a crecemos, nos desarrollamos.

 

Aprender es divertido, que no fácil y sencillo.

 


Aprender es divertido, eso lo creo firmemente, pero también te diré que yo le pillé la “gracia” años después de terminar los estudios en la universidad. Aprender tiene que ser divertido y divertido no significa cómodo, ni fácil; divertido es aquello que es interesante, aquello que tiene interés para el que aprende. Divertido es lo contrario de rutinario, monótono, repetitivo.

Aprender necesita de un guía, al principio madres y padres guían este aprendizaje de sus hijos y fruto de este aprendizaje nuestros hijos desarrollan sus destrezas motóricas, comunicativas, personales, cognitivas. Nuestros hijos se van haciendo, o van mostrando, su inteligencia en función de estas interacciones. Y luego, junto a los padres, aparecerán técnicas de educación Infantil, maestras y maestros, profesores de secundaria, etc. Y cada uno de ellos irá dejando una huella, una marca, una señal en este proceso de aprendizaje, de desarrollo. Sin maestros no hay escuela, sin comunicación no hay aprendizaje. Cada maestra, cada maestro, cada madre y padre elige como quiere que le recuerden  sus hijos y sus alumnos.

Aprender necesita de comunicación, de interacción, de afectos. Para aprender es necesario experimentar el éxito, tener reconocimiento, ser reconocido, tenido en cuenta; pero cuando se aprende también hay que experimentar el fracaso, y en el momento del fracaso, tener apoyo, tener guía, saber que hay una mano donde agarrarse. No se trata de tener a los niños “entre algodones”, se trata de hacerles sentir que “fracasar” es parte de la vida, y en ese momento, lo aprendices lo que necesitan no es ración de “te lo dije”, sino doble ración de “cómo podemos afrontarlo”.

Aprender necesita de magia, la magia que no tiene truco, la magia de hacer preguntas, la magia de la curiosidad, la magia de descubrir.

Nunca he conocido a nadie que no aprenda, que no pueda aprender. Todos los niños y niñas, sean como sean, pueden aprender. Todos no pueden aprender lo mismo, porque “lo mismo”  no existe.

Yo solo conozco ,y he conocido, niños y niñas, diferentes, distintos, capaces de aprender. El problema llega cuando queremos que aprendan “igual que”. En ese momento se rompe la magia, porque en ese momento los vemos diferentes y por lo tanto les hacemos sentir que son diferentes.

 

Aprender es una tarea que dura, lo que dura una vida. Y mientras hay vida hay aprendizaje.


Educar, a mellor forma de amoblar cabezas

 Autoría: Carlos Pajuelo

Republicado con autorización del autor.


En estos tiempos complejos en los que un coronavirus está causando tantos estragos en nuestras familias, en la salud, en la economía; afectando a nuestra manera de relacionarnos; en estos tiempos donde padres y madres somos prisioneros de la incertidumbre y socios del desanimo, en estos tiempos tenemos que seguir educando. Si, además de la tan necesaria vacuna, vamos a seguir necesitando más y más dosis de educación, Educación con mayúsculas.

Parece ser que el confinamiento en nuestros hogares nos está llevando a hacer obras, a remodelar espacios, a redecorar nuestras casas, pero no olvides que la decoración más prioritaria que tenemos es la de amueblar las cabezas de nuestros hijos (bueno y las nuestras también).

Educar, esa es la mejor fábrica de muebles para cabezas.

Cuanta más incertidumbre, más educación. No lo dudes todos los días tenemos oportunidad para educar, y vamos a ser menos “quejicas”, los hijos además de satisfacciones dan mucho “castigo”, es parte de la vida relacional, es parte de su tarea de construirse como personas adultas, y no significa que no estén sus cabezas bien amuebladas, lo que significa es que van necesitando reformas, muebles nuevos ajustados a sus nuevas características.

La única medicina que existe para la “modorrez” de los hijos es la educación, educación al desayuno, a la comida, a la cena, en días de diario y en festivos. Es cansada la tarea, a veces hay que hacerla sin ayuda, pero no podemos dejar las cabezas vacías esperando mejores tiempos, las cabezas vacías, al igual que las casas, se deterioran fácilmente.

Así que, cuando le eches un vistazo a tu revista favorita de decoración, no olvides que lo mejor de tu hogar hace mucho ruido, te hace reír y te hace llorar, te anima y te asusta. Tus hijos. Educa y apoya a los que educan.

P.D. Dicen que cuando esto del coronavirus pase vamos a entrar en una espiral de derroche y desenfreno, no se si lo dicen para animar, pero no anima nada porque triste futuro tendríamos si es el derroche y el desenfreno la respuesta a este baño de realidad en el que nos ha sumido el coronavirus.

Educa porque aún estás a tiempo de que no vayan de vacaciones a la “Isla de las Tentaciones”.

O test dos tres minutos para medir a atención en nenos e adultos

 Republicado con autorización de: https://www.educapeques.com/

Uno de los desafíos más importantes a los que se enfrentan tanto los padres como los profesores es la falta de atención en los niños. Desafortunadamente, esta es una situación bastante común en muchos pequeños. A continuación os contaremos una técnica sumamente sencilla que es perfecta para medir la atención tanto en niños como en adultos : «El test de los tres minutos» . Esta técnica puede aplicarse tanto en casa como en el aula.



 La prueba de los 3 minutos para medir el nivel de atención en niños y adultos

El test de los 3 minutos es un método sencillo para determinar la atención ponen os niños o los adultos mientras trabajan, estudian o reciben instrucciones. La técnica de los tres minutos también permite a los pequeños comprender lo que lee.

Es muy interesante realizar el test uno mismo antes de intentar aplicarlo a los niños. De esta forma, será posible evaluar nuestro propio nivel de atención y comprender el funcionamiento del ejercicio.

Para completarlo, tan solo debe imprimirse en hojas de papel y entregarse a los participantes en posición boca abajo. Es muy importante explicar que se trata de una actividad muy interesante a la que es necesario poner mucha atención si se desea resolverla correctamente.


Pasos para realizar el test de los tres minutos

Las indicaciones de la prueba son las siguientes:


  • Por favor lee muy bien este test y pon atención a las indicaciones dadas antes de dar tus respuestas.
  • Coloca tu nombre en la sección superior derecha del papel.
  • Coloca la fecha de hoy en la sección superior izquierda del papel.
  • Escribe tu firma en la sección inferior derecha del papel.
  • Da la vuelta a la hoja y efectúa la siguiente operación matemática: 37 + 45.
  • Dibuja un círculo alrededor de los números impares de los enunciados.
  • Dibuja un cuadrado alrededor de los números pares de los enunciados.
  • Tacha el número del enunciado número 2 y escríbelo en números romanos.
  • Da vuelta a la hoja nuevamente y realiza la siguiente operación matemática: 50 – 27.
  • De los resultados de los dos ejercicios matemáticos efectuados anteriormente, encierra en un círculo aquel cuya cifra sea más alta.
  • Coloca el nombre de tu materia favorita en la sección inferior izquierda del papel.
  • En los espacios presentados a continuación, escribe los números del uno al diez.
  • Realiza la siguiente multiplicación: 2 x 4. Una vez resuelta, encierra con un círculo el resultado que hayas obtenido en los números del enunciado número 12.
  • Ya que has terminado la lectura, por favor responde únicamente al enunciado número dos. Da vuelta a tu prueba y espera en silencio hasta que el resto de tus compañeros finalicen el test.

 

Objetivos de la técnica de los 3 minutos

¿Has empezado a responder las preguntas inmediatamente luego de leer el segundo enunciado y te has dado cuenta del truco al llegar al final del test? No te preocupes, yo también. De hecho, la mayoría de las personas lo hace. Esto demuestra que en realidad, no ponemos atención a lo que leemos. Pasamos rápidamente por los textos sin preocuparnos por comprender y analizar lo que dicen.

Como puedes ver, el test de los tres minutos para medir la atención es una técnica simple y divertida que puedes aplicar tanto en casa como en el aula para comprobar que tanto se concentran los pequeños al momento de recibir instrucciones.

Además, se trata de una herramienta sumamente versátil cuyos enunciados pueden extenderse e incrementar su dificultad de acuerdo al público o nivel educativo en el que se desee aplicar. Es una muy buena manera de explicar a las personas la importancia de poner atención.